Impresoras 3D en la educación

En línea se puede encontrar bastante información acerca de la impresión 3D y sus aplicaciones en diferentes campos. En todos ellos, el foco siempre ha estado en la importancia de la tecnología en la educación, pero pocos han especificado su uso. Por eso, a continuación queremos dar a conocer su uso en la educación. Sólo hablaremos de forma general ya que su uso real y su potencial se irá desvelando con la ayuda de profesores y alumnos.

El uso de impresoras 3D en escuelas primarias y secundarias nos permite descubrir las posibilidades del diseño 3D y lo fácil que es implementar una idea o diseño. Esto significa un gran cambio de mentalidad, lo que facilita la creación dentro del aula.

¿Cuáles son los beneficios de tener una impresora 3D en un salón de clases?

Fomenta la creatividad y la resolución de problemas:

Uno de los principales puntos fuertes es la capacidad de convertir ideas en objetos reales. Esta función provoca un cambio en la mentalidad de los estudiantes, ya que deben superar los obstáculos que se presentan en el mundo físico aplicando la creatividad y la innovación hasta lograr los resultados deseados. La adquisición de estas habilidades puede preparar mejor a los estudiantes para el futuro mundo laboral.

Genere una mayor participación:

Las impresoras 3D convierten la experiencia de aprendizaje en un proceso más divertido y atractivo. Algunas escuelas crean espacios comunes donde los estudiantes pueden explorar juntos, y el papel dinámico de los profesores es muy importante.

impresoras 3d en la educacion

Fomentando la Motivación por el Aprendizaje:

La posibilidad de aprender a través de la práctica y poder sentir sus diseños hace que los estudiantes muestren mayor interés y los motive a aprender. En definitiva, pasar de una clase teórica a una creación propia puede ser un gran motivador en el proceso de aprendizaje.

Hacer accesibles las abstracciones:

Al ser capaces de manipular ejemplos, facilitamos la adquisición de conocimiento porque, como sugieren algunas teorías psicológicas, cuanto más se involucran los sentidos, más se aprende, por lo que escuchar y ver se combinan para tocarse.

Promover el trabajo interdisciplinar:

Muchos de los procesos de impresión se prestan a la realización de actividades donde intervienen varias materias.

Fomento del trabajo por proyecto:

Metodologías como el aprendizaje basado en proyectos o el pensamiento de diseño a priori se consideran las más adecuadas, pero no debemos olvidar que estos métodos se pueden combinar con otros métodos, como los sistemas de agrupación de aprendizaje colaborativo o las rutinas. Aprendizaje basado en el pensamiento.

Facilitar las tareas docentes:

Los campos o disciplinas de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas tienen poderosos aliados en las impresoras 3D, ya que pueden trasladar conceptos a veces incomprensibles a escenarios del mundo real. Sin embargo, aunque su uso suele estar asociado a estos temas, las impresoras 3D también se pueden utilizar en campos como la geografía o la historia para recrear mapas topográficos o lugares y personas, por ejemplo.

Otra visión para el uso de impresoras en el aula se centra en la impresión de objetos o utensilios de uso educativo. Por ejemplo, si necesitáramos una regleta Cuisenaire, iríamos al repositorio, descargaríamos el archivo e imprimiríamos. Esta opción es más similar a las impresoras de papel normales.

Finalmente, se enfatiza que el uso de impresoras 3D en la educación, debe enfocarse en el aprendizaje prescripto por diferentes campos o disciplinas, no solo las disciplinas específicas de ciencia y tecnología, sino el aprendizaje de todos los cursos en las diferentes etapas educativas. Cuando se demuestra el proceso de impresión, involucra principalmente la creación, diseño, laminación e impresión de objetos contextualizados en el curso. Es decir, los alumnos son los protagonistas de la creación e impresión de objetos tridimensionales.

Conocer más