Impresión 3D ¿Por qué las empresas están adoptando esta tecnología?

6 ventajas y beneficios

La impresión 3D ha sido parte del crecimiento de muchas empresas. Esto se debe, no solo por las ventajas que tienen las impresoras 3D en estas organizaciones, sino porque realmente constituyen una alternativa que impulsa la innovación y la competitividad. Entre las ventajas de la impresión 3D para las empresas que han adoptado esta tecnología, quizás la más destacable es su capacidad para producir productos en cantidades bajas, en lotes de una unidad, a costos muy bajos. Esto permite a las empresas utilizar sus recursos y materias primas de manera más eficiente. De hecho, la impresión 3D permite combinar funcionalidad e inteligencia para diseñar y fabricar productos cada vez más complejos sin costo adicional.

Un poquito de historia

La primera revolución industrial nos alejó del ingenio humano y nos acercó a la mecanización. El desarrollo continuó con la automatización que resultó en una producción a gran escala. A medida que la empresa avanza hacia niveles cada vez mayores de personalización, el concepto de Henry Ford de que "cualquier cliente puede tener un automóvil del color que desee, siempre que sea negro" ya no es válido. Con la impresión 3D vamos más allá y podemos pasar directamente del diseño digital a la pieza final sin pasos intermedios en el proceso. Por lo tanto, la impresión 3D elimina el uso de herramientas y la inversión de capital involucrada.

La fabricación aditiva puede revolucionar la producción rentable de productos personalizados, adaptados a las preferencias individuales de los clientes. Esto puede suceder particularmente en sectores como la moda, la salud, el cuidado personal o la industria automotriz. Entonces, entre los muchos beneficios de la impresión 3D, las empresas también pueden reducir el inventario y producir solo lo que los clientes elijan de los catálogos digitales, cuando sea necesario.

6 BENEFICIOS DE LA IMPRESIÓN 3D

1. Personalización

La impresión 3D permite fabricar productos personalizados en base a la geometría que mejor se adapta a cada producto. Lo hace en condiciones económicas beneficiosas tanto para la empresa como para sus clientes.

2. Una revolución en los sistemas de salud

Con la impresión 3D se optimiza el proceso de planificación quirúrgica. Es el caso de la tecnología 3D de Ultimaker, que es capaz de producir réplicas óseas de gran valor a la hora de desarrollar una intervención o explicarlas a los pacientes con antelación. Hoy en día, la tecnología FFF (extrusión de filamentos de plástico) ofrece una fiabilidad y precisión extremadamente altas para este tipo de aplicaciones. Consigue acortar el plazo para conseguir la mejor copia a un coste asequible.

La tecnología 3D es cada vez más avanzada en el campo de la medicina. Herramientas específicas o prótesis personalizadas obtenidas mediante impresión 3D han tenido éxito, y en el futuro ya se habla de un acceso rápido y seguro a órganos diseñados específicamente para cada paciente.

3. Análisis de riesgos

Esta técnica innovadora permite el desarrollo de modelos a escala para medir los riesgos derivados de los desastres naturales. Además, en estos casos, se fabrican las piezas necesarias para responder rápidamente a las emergencias.

4. Sostenibilidad

La impresión 3D se puede utilizar para reducir el ciclo de vida y el impacto ambiental de un producto. En primer lugar, el proceso de impresión 3D utiliza solo los materiales necesarios, a diferencia del procesamiento automatizado que produce una gran cantidad de residuos. De esta forma solo utilizaremos la cantidad exacta de filamento, resina o polvo que requiera el producto, en lugar de extraer la pieza de la masa anterior de la que se arrojó el material. Pero hay formas de contribuir a la sostenibilidad. Por ejemplo, puede ayudar a reducir el consumo de combustible en las industrias automotriz y de aviación, gracias a un diseño optimizado que permite apilar más carga en menos espacio.

5. Funcionalidad

El diseño del producto no se limita a su apariencia. Los productos se crean para realizar una tarea, una función. Ya sea que se trate de durabilidad, resistencia a la deformación, aislamiento o evitación de descargas eléctricas (o viceversa, conductividad), esperamos que lo hagan de manera efectiva. Con la impresión 3D, la funcionalidad se puede evaluar desde la primera unidad producida, y no tenemos que esperar miles de piezas y una serie de pasos de prueba para verificar. Además, con el desarrollo de los materiales utilizados, es cada vez más posible lograr las funciones requeridas. En este sentido, la tecnología HP Jet Fusion ha integrado el nuevo concepto de voxel, el equivalente 3D de un píxel. Ahora es posible definir ciertas propiedades a nivel de vóxel, de modo que se puedan presentar diferentes propiedades en diferentes puntos del mismo segmento. Esto permitirá la creación de habitaciones inteligentes específicas de la región y la ubicación con colores ultravioleta, zonas magnéticas y sensores inteligentes integrados, todo en la misma habitación.

6. Optimización de la cadena de suministro

La brecha entre la producción y el consumo es cada vez más corta. Lo establecido en modelos de cadena de suministro basados ​​en economías de escala está siendo desafiado por las nuevas tecnologías que brindan relaciones directas potenciadas por Internet y las redes sociales. Algunas webs permiten a muchos fabricantes vender directamente a los consumidores prescindiendo de mayoristas y minoristas. Como tal, los fabricantes deben conocer la tecnología moderna para ser competitivos. Una forma de hacerlo es aprovechar las ventajas de la impresión 3D.