Modelado por Deposición Fundida

Modelado por Deposición Fundida, a pesar de que hay muchas tecnologías posibles para la impresión 3D, la más común, la de Modelado por Deposición Fundida (FDM) es la más sencilla: crea objetos complejos a partir de plástico fundido que se expele o se extruye a través de una boquilla. El filamento de plástico (o incluso de metal) está originalmente enrollado en una bobina que se desenrolla para entregar el material a la boquilla de extrusión al tiempo que la boquilla, o el objeto (o ambos) son movidos a lo largo de tres ejes gracias a un mecanismo controlado por computador y el material se endurece inmediatamente después de su extrusión. Los motores de paso o servomotores se utilizan comúnmente para realizar estos movimientos, así como para empujar el filamento dentro de la extrusora.

 

El modelado por la deposición es un proceso que parte de sol, esta hecho para poder ser impreso

y divido capa por capa , para conformar la pieza. Si son necesarias se pueden generar estructuras

o impresiones de soporte lo cual hace que sea más fácil la impresión y creación de la pieza, así mismo

retirarlo gracias a agua o limoneno.

El termoplástico es fundido y depositado por la boquilla en capas del grosor requerido (capas más

finas implican mejor calidad en la pieza final) una a una. Las capas se depositan de abajo hacia arriba.

A pesar de que el modelado por deposición fundida es una tecnología muy flexible, y es capaz de realizar

piezas muy diversas, existen algunas restricciones sobre las características de lo que se puede fabricar

con esta técnica, especialmente en lo referente a la pendiente de los voladizos.

 

VOLVER AL INICIO